Drenaje Linfático Manual

El drenaje linfático manual consiste en aplicar sobre el cuerpo de una serie de maniobras de presión dirigidas a conducir la carga linfática a través del sistema linfático para que ésta se procese y se elimine de manera correcta. Esta carga linfática transporta los desechos celulares resultantes de los procesos metabólicos y, mediante su limpieza, se favorece el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

En ocasiones esta carga no fluye con la naturalidad que debiera y debemos ayudarla en su recorrido mediante técnicas de drenaje linfático manual. De esta forma ayudamos a transportar la carga linfática estimulando los ganglios encargados de procesar la misma y evitamos o mejoramos los edemas, las varices y la celulitis.

Cuando existe una herida los procesos celulares se disparan sobrecargando el producto linfático y, por esta razón, el drenaje linfático postquirúrgico alivia el dolor, mejora la hidratación de la piel y posibilita la recuperación en menos tiempo.

El drenaje linfático manual está indicado en casos de edemas de cualquier tipo, varices y celulitis. Hay que destacar sus enormes beneficios como técnica postoperatoria, ayudando al paciente a recuperarse en menos tiempo.